1. En las siguientes 72 horas, tras el accidente de tráfico, acude al servicio de urgencias.
  2. Contacta con AYALAC, que te proporcionará un abogado independiente a las compañías de seguros.
  3. Contacta lo antes posible y concierta una entrevista. La primera cita sea gratuita y sin ningún compromiso.
  4. Si no puedes acudir personalmente a la cita, puede hacerlo alguien de tu confianza o un familiar.
  5. Debes documentar cada visita médica con recetas y pruebas. Solo así podrás acreditar el periodo de curación de tus lesiones y las posibles secuelas. Si la seguridad social no te facilita las pruebas, necesitas para el correcto diagnóstico de las secuelas acudir a la sanidad privada. Los informes que obtengas por esta vía tienen el mismo valor.
  6. No tienes que ahorrar gastos. Tu salud es fundamental. Además, ten en cuenta que los gastos médicos son cubiertos por la compañía de seguros en todo caso.
  7. Tienes que llevar al abogado la póliza de tu seguro de coche o de hogar, ya que si tienes cobertura de defensa jurídica, la totalidad o parte de lo que abones al abogado te será reembolsado.
  8. No debes hacer frente a ningún gasto hasta que no cobres la indemnización. Abonarás los gastos del abogado cuando recibas la indemnización.
  9. No debes coger la primera oferta que te presente la compañía. El acuerdo al que llegues ha de compensar las lesiones.
  10. Consulta con tu abogado cualquier duda antes de dar cualquier paso.