Puede suceder que al peritar los daños del vehículo sea declarado siniestro total, es decir que el valor de reparación supere el valor venal que tiene su coche o su motocicleta. En este caso la compañía de seguros se negará a dar el correspondiente compromiso de pago de la reparación al considerarla antieconómica.

Tiene dos caminos posibles ante este problema:

  1. Reparar de todas formas el vehículo adelantando usted el importe de la factura para posteriormente reclamarlo a la compañía, en primera instancia por la vía amistosa y en segunda por la judicial. Se debe tener en cuenta que si el valor de la reparación es mucho más alto que el valor venal del coche o de la moto, judicialmente puede encontrarse con una sentencia que solo le reconozca el abono del valor venal del vehículo más un porcentaje (entre un 30 y un 50% de dicho valor venal) considerado como valor de afección. De esta forma no podría recuperar íntegramente el importe de la factura.
  2. No reparar el coche o la moto y reclamar amistosamente una indemnización a la compañía por el valor venal más un 30-50% como valor de afección, en el supuesto de que la compañía no aceptara dicha reclamación cabría la posibilidad de reclamarla judicialmente.

 

Si usted decide quedarse con los restos del vehículo, se descontará el valor de éstos de la cuantía total de la indemnización.

Si quien le abona la indemnización es la compañía contraria y todavía no ha sido indemnizado por el resto de conceptos (lesiones, vestimenta dañada, etc…) deberá revisar que en el finiquito hagan constar que sólo se renuncia por el concepto de pérdida total del coche o de la moto.